La renovada serie HP LaserJet P3015 es una opción adecuada para pequeños grupos de trabajo que necesitan imprimir grandes volúmenes de documentos en diversos tipos de soportes de forma rápida y con calidad. Además de incorporar funciones de seguridad avanzadas.


Una de las características principales de la nueva familia de impresoras, es la rápida capacidad de reacción a la hora de imprimir documentos. Con el uso de la tecnología de Fusor de Encendido Instantáneo permite reducir en un 50% el tiempo de calentamiento desde el modo de ahorro de energía, lanzando la primera página impresa en tan sólo 8 segundos. Además de conseguir reducir a la mitad el consumo energético comparado con otros modelos de la marca.

La alta velocidad del dispositivo, de 40 páginas por minuto, resulta vital para su uso intensivo en grupos de trabajo con un volumen de ciclo de trabajo de 100.000 páginas por mes. Un flujo de impresión que se ve favorecido por el procesador de 540 MHz y una memoria máxima de 640 MB. En el caso de ser necesario, un disco duro EIO de alto rendimiento puede ser conectado con el fin de almacenar la cola de impresión. Sobre todo teniendo en cuenta la calidad de los documentos que alcanzan una resolución de 1200×1200 puntos por pulgada.

La serie HP LaserJet P3015 se compone de tres modelos con pequeñas diferencias en su funcionalidad, para así ajustarse a las necesidades de cada tipo de negocio. Así pues, se pueden encontrar los modelos HP LaserJet 3015d, 3015dn y 3015x. El primer modelo cuenta con una conexión USB 2.0 y una única bandeja de 100 hojas, mientras que los otros dos modelos ya cuenta con un servidor de red HP Jetdirect 10/100/1000 Base-TX, además de diferentes opciones de bandejas de papel. La capacidad de entrada máxima es de 1.600 hojas divididas en cuatro bandejas, permitiendo así la carga de diferentes tipos de papel.

Es en éste último caso, en las impresiones lanzadas desde un grupo de trabajo en red, donde entra en juego los protocolos de seguridad, protegiendo los documentos confidenciales de la empresa. De esta manera, los documentos confidenciales son almacenados en la cola de impresión hasta que la persona autorizada para imprimirlos se identifica ante el dispositivo, asegurándose de esta forma que van a parar a las manos indicadas.